Actualidad

Cuando la tortuga le ganó a la liebre

583af1f6688e7__1000

Así con este título podríamos definir al campeonato mundial de F1 2016 que obtuvo el alemán Nico Rosberg con Mercedes en debacle de su compañero de equipo, el británico Lewis Hamilton. Pero para nada el título de esta nota es un menosprecio al campeonato que obtuvo “Nico” al contrario, es una frase que intenta resumir lo que realmente sucedió ese 2016 y por qué realmente el campeonato se descantó a favor del alemán.

La mayoría cree que Hamilton perdió el mundial de 2016 contra su compañero de equipo en Malasia. Cuando el británico rompió motor mientras lideraba cómodamente la prueba a 16 vueltas del final. En la vuelta 40 exactamente el motor de su Mercedes W07 (que era nuevo) dijo basta y Lewis perdió una puntuación muy importante contra su coequipier que supo ser tercero esa tarde. Hamilton debe haber ganado esa prueba como así hubiese sucedido de no haber sido por el motor Mercedes PU106C V6, hubiese pasado a ser líder del mundial por 5 puntos sobre el alemán que hubiese sido cuarto. Pero como decía el gran Juan Manuel Fangio allá por los años 50: “las carreras se terminan cuando se cruza la bandera a cuadros”. Porque uno puede tener todo controlado en una carrera, como tenía Hamilton esa tarde calurosa en Sepang, pero como sabiamente decía el argentino hasta que no se cruza la bandera a cuadros nunca se sabe lo que puede llegar a pasar a final de un Gran Premio.

Si bien es cierto decir que Hamilton perdió el mundial ahí, a 5 fechas del final por esa rotura de motor, los que hemos visto pilotar a este fenómeno, los que analizamos esto más allá de los números, sabemos que el hecho de que Hamilton haya perdido ese mundial de 2016, va más allá de una simple rotura motor. Es un análisis más profundo y complejo.

Porque Niki Lauda también rompió motor en Brasil 1984 o tuvo problemas eléctricos y abandonó cuando lideraba la prueba en Jacarepagua sediendo la victoria a su compañero de equipo, Alain Prost, al que luego derrotaría a final de temporada por medio punto. Porque lo mismo le sucedió a Sebastian Vettel en Corea 201o o Valencia 2012. Y sin embargo el alemán también pudo sobreponerse ambas situaciones y ganar ambos títulos. Porque lo mismo le sucedió al mismísimo Hamilton en Australia 2014, donde luego de hacer la pole en la vuelta 2 rompió motor y abandonó el Gran Premio que ganaría el mismísimo Rosberg. Al que luego a final de temporada derrotaría y conseguiría el mundial. Pero ¿por qué esta vez Lewis no lo pudo derrotar? ¿Por qué esta vez Hamilton no pudo sobreponerse a esta situación?

Lo que sabemos es que Lewis Hamilton es un piloto fuera de serie. Unos de los mejores pilotos de la actualidad o el mejor junto con Sebastian Vettel y Fernando Alonso. Aunque en mi opinión Hamilton es el mejor piloto que hay a una vuelta en la actualidad y unos de los mejores pilotos de la historia en ese ítem también. Tambien sabemos que cuando el británico esta centrado, concentrado y sólamente focalizado en ganar una carrera, no hay rival que le alcance. No tiene rival. Estamos hablando de un piloto que siendo un novato consiguió 9 podios consecutivos y consiguió poner contra las cuerdas al mismísimo Fernando Alonso en McLaren 2007. Que era todo un bicampeón vigente. Aunque sabemos que suele tener altibajos. Ya sea por inmiscuirse en luchas acérrimas y terminar mal. Como terminó mal en Monza 2010 cuando se tocó con Massa en la chicane luego de una dura lucha y abandonó. Y como también en Singapur en la siguiente carrera otro doble abandono luego de un encontronazo con el australiano Mark Webber. En ese mundial 2010 Hamilton llegó con posibilidades, pocas pero reales, de ser campeón en Abu Dhabi 2010. Con 24 puntos de desventaja sobre el líder Fernando Alonso. Aunque si bien luego el título se lo llevaría Vettel, Hamilton de no haber sido por ese doble abandono pudo haber tenido posibilidades muchos más cercanas de las que realmente tuvo para ser campeón por segunda vez.

Otros de los motivos de los altibajos del británico se debe a su vida fuera del cockpit. Como ya vimos en 2011 donde terminó siendo superado por primera vez por su compañero de equipo Jenson Button. Luego de que Hamilton acusara algunos problemas psicológicos con su ex novia que no le dejaron concentrarse y centrarse bien en lo que mejor sabe hacer que es pilotar. Y esto no es un invento del redactor sino es algo que el mismo Lewis Hamilton acusó. Estos altibajos ya sea por pasarse de agresivo en una lucha, o por desviar sus energías de la F1 para arreglar una relación (la cual terminó por las eternas salidas nocturnas del británico) con su ex novia, suelen hacerle bajar la guardia. Y cuando bajas la guardia en la F1, en un mundo donde una décima es un abismo, das ventajas. Estos altibajos que a veces suele tener Hamilton da ventajas. Más en una lucha cerrada..

Pero entonces ¿Dónde perdió realmente el mundial de 2016 Lewis Hamilton? ¿Como es posible que un piloto de su calibre haya perdido ese mundial contra su compañero de equipo? Un compañero al que supo vencer y derrotar holgadamente en 3 de los 4 años que fueron compañeros de equipo. ¿Que pasó realmente con Lewis ese año? Y ¿que hizo Rosberg para revertir esa situación?.

La clave estuvo luego del Gran Premio de Alemania. Gran Premio que Hamilton ganaría y si iría líder del mundial. Una gran hazaña viendo como empezó el mundial. Con 4 victorias consecutivas de Rosberg y 43 puntos de ventaja a  favor de alemán sobre el británico luego de 5 fechas. Recordemos que Hamilton recién supo ganar en Montecarlo su primer carrera esa temporada 2016. Recién en la fecha 6 en el Gran Premio de Mónaco, carrera que Rosberg lo dejó pasar al británico luego que el equipo le ordenera ceder la posición para que el británico le pudiera disputar y ganar la partida al australiano Ricciardo luego de un error de pit stop que le costó la victoria al equipo de las bebidas energéticas. Un hecho insólito viéndolo desde la perspectiva de Rosberg que peleaba el campeonato con su compañero de equipo. Pero que sucedió y pocos recuerdan. La mayoría recuerda la “injusticia” del motor de Sepang del británico. Pero pocos recuerdan que el alemán lo dejó pasar en las estrechas calles de Montecarlo para que le pudiera disputar y ganar la partida a Ricciardo. No sabemos si Rosberg hubiese podido aguantar a un impulsivo Hamilton ese día en Montecarlo. Lo que si estamos seguro que de no haberse pruducido los relevos, Hamilton nunca hubiese podido ganar la carrera. Porque hubiese perdido un tiempo fundamental en una caliente lucha con Nico por la posición, amén de que hubiese salido ileso de esa batalla en las estrechas calles de Montecarlo. Porque no hace falta recordar como la fecha anterior en España, ambos pilotos terminaron fuera de carrera luego de una cruel batalla hacia la salida de la curva 2 de Montmeló.

Pero bueno estábamos en Alemania, Hockenheim. Carrera ganada por Hamilton (sexta de la temporada y cuarta de forma consecutiva) quien se iba al parón de verano y descanzo más líder del mundial que nunca. Con 19 puntos de ventaja sobre su compañero de equipo luego de arrancar la temporada 43 puntos por detrás. Una gran hazaña del inglés. Quien esa primera mitad de temporada sólo se centró en pilotar y ganar y cazar a su compañero de equipo. Y fue lo hizo. Como decíamos parráfos atrás, cuando Hamilton está concetrado y centrado no hay quien le pueda parar.

Y si nos vamos a los fríos números aquella tarde en Sepang Rosberg quien gracias al abandono de su compañero subió al podio en la tercera posición, sólo le recortó 15 puntos nada más a Lewis. Recordemos que luego del parón de verano Hamilton se fue con 19 puntos de ventaja. De haber mantenido esa ventaja y aún con el abandono de Malasia y todo, Hamilton hubiese mantenido el liderado por 4 puntos de ventaja. Y viendo su desempeño a final de temporada (ganó las últimas 4) hubiese ganado el mundial cómodamente como supo hacer el año anterior en 2015 a tres fechas del final.

Aquella tarde en Austin en 2015 Hamilton conseguió su tercera corona. Y obviamente lo festejó bastante tiempo aunque aún habían 3 carreras por disputar. Eso lo hizo bajar la guardia y Rosberg ganó esos tres Grandes Premios. Que si bien no le dio nada porque el título ya estaba definido si le dio confianza para la temporada que estaba por comenzar. Empezada la temporada 2016 Rosberg continúo con su mejor versión y confianza mientras Lewis intentaba focalizarse en la lucha. Como resultado Rosberg le ganó los primeros 4 Grandes Premios. Aunque una vez que Lewis ajustó la mira no hubo quien lo parara y consiguió irse al parón con 19 puntos de ventaja sobre Nico Rosberg. Pero entonces que es lo que pasó en ese parón. Y una vez conseguido el objetivo de remontar esos 43 puntos. De alcanzar y ampliar esa ventaja antes del parón, después de todo eso: subestimó realmente Lewis a Nico? ¿Creyó que el campeonato ya lo tenía ganado visto lo sucedido los 3 años anteriores donde dominó a placer a su compañero?

No sabemos lo que realmente pensaba y pasaba por la cabeza de Lewis Hamilton luego de haber ganado y ampliado su ventaja en el mundial. Lo que sí sabemos es que dio ventajas. Se relajó otra vez demasiado como el año anterior y dio ventajas. Y esto lo podemos saber por esa vida fuera del cockpit que lleva el británico. Muy activo en las redes sociales. Lo vimos todo el mundo por Instragram y Twitter y en salidas nocturnas con figuras como Justin Bieber o Rihanna.

Mientras del otro lado veíamos lo contrario. Rosberg se entrenaba haciendo natación y karting. El karting es lo más parecido que hay a un F1. Sobre todo en la lucha cuerpo a cuerpo las sensaciones son parecidas. Y vimos a un Nico más fuerte y determinante luego del parón y un Hamilton que bajó demasiado la guardia.

Rosberg utilizó el parón para centrarse a recuperar la ventaja que había perdido. Lewis se relajó otra vez demasiado como en el 2015 luego de conseguir el mundial y otra vez como el año anterior Rosberg le ganó las 3 carreras consecutivas que siguieron al parón de verano: Spa Monza y Singapur. Hamilton dio ventaja. Como en el cuento de la liebre y la tortuga donde la liebre se pone a descansar y a dormir la siesta total la ventaja que llevaba en la carrera era holgada. Pero se quedó dormida como se quedó dormido Hamilton luego del parón. Subestimó a la tortuga a esa que le ganaba siempre como le ganaba siempre Lewis a Nico en los años anteriores. Para Malasia Lewis ya se había focalizado otra vez en la lucha cuando el motor dijo basta. El daño ya estaba hecho. A Rosberg luego de ganar en Japón le alcanzaba con ser segundo en las 4 restantes y fue lo que hizo. Nico Rosberg ganó el mundial como premio al esfuerzo preparación y compañerismo que supo tener a lo largo de su trayectoria. A esa que le puso fin luego de alcanzar el mundial. Ese mundial que como su padre Keke Rosberg nunca pensó que podía llegar alcanzar.

Click para comentar

Debes estar logueado para poder dejar un comentario Iniciar sesión

Dejar un comentario

Más Vistas

Ir arriba